Aceptemos las diferencias

Tú y yo somos diferentes, tenemos que entenderlo y sobre todo apreciarlo. Tú has vivido unas circunstancias y yo otras, tú las interpretas de una forma y yo de otra. Lo que para ti pueden ser problemas, para mí son aprendizajes o, lo que para mí son obstáculos para ti retos. ¿Parece evidente verdad? Pues …